¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

 

POLITICA DE COOKIES

 

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

 

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

 

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador–XXXXX no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro ...

 

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

 

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043.  Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

 

Cómo afectará la Reforma Fiscal a los cambios en la tributación del alquiler

Las novedades fiscales de 2015 no solo afectan al IRPF (a partir de enero bajarán las retenciones a la nómina) y al ahorro, con menores reducciones, sino que se modificará la fiscalidad de la vivienda en alquiler, algo que afectará tanto a propietarios como inquilinos. Sin embargo, el hecho de que el alquiler se refleje en la Declaración de la Renta hará que se note ya en 2016.

 

Propietario

El Gobierno igualará la reducción por alquiler a todos los propietarios. Si antes, el propietario de una vivienda en alquiler tenía una reducción del 100% de las rentas generadas si el inquilino tenía menos de 30 años, reducción que se reducía al 60% si tenía más. Ahora, con la nueva reforma fiscal, la exención será igual para todos, independientemente de la edad del arrendatario: un 60% para los contratos firmados a partir del 1 de enero de 2015.

Sin embargo, se mantendrán las deducciones para el propietario por los gastos generados por el alquiler de la vivienda, que incluye el seguro de hogar, los gastos generados por el abono de la tasa de comunidad, a lo que hay que añadir la amortización del inmueble y los gastos de conservación así como el abono de impuestos y tasas como el IBI o la tasa de basuras.

Manuel Gandarias, director del Gabinete de Estudios de pisos.com, señala que "la en vigor de la reforma fiscal con fecha 1 de enero de 2015 tiene sus aspectos positivos y negativos. Desde el punto de vista del comprador, la bajada de los tipos marginales y la redistribución de los tramos del IRPF dejan más renta disponible, lo que fomenta el ahorro y el consumo, y en segundo plano, mejora el perfil financiero de cara a la compra de una vivienda vía hipoteca".

En definitiva la reforma fiscal tendrá su impacto negativo de manera considerable sobre todo para aquellos propietarios que tengan activos en propiedad desde hace tiempo y que no superen los 65 años, así como los nuevos arrendatarios con rentas medias. Es de esperar que el Gobierno tome medidas para seguir impulsando las compraventas en 2015, puesto que es la propiedad la fórmula que marca el ritmo. La entrada en vigor de la reforma fiscal no tendrá impacto en las estadísticas oficiales hasta marzo, puesto que las compraventas cerradas a finales de 2014 no se reflejan en los registros hasta el tercer mes del año.

Inquilino

La nueva reforma fiscal afectará especialmente a los inquilinos que firmen ahora el contrato de arrendamiento, ya que se suprime la deducción por alquiler de vivienda. Y es que desde el 1 de enero de 2008, los contribuyentes se podían deducir el 10,05% de las cantidades satisfechas en el período impositivo, siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales y hasta un máximo de 9.040 euros anuales, de esa manera lo equiparaba a la compra para que gozara de las mismas ventajas fiscales.

Sin embargo, se mantiene para los inquilinos que hayan firmado el contrato antes del 31 de diciembre de 2014.

Gandarias destaca que "en lo que se refiere al alquiler, muchos se han dado prisa por firmar antes de enero de 2015. A partir de esta fecha, se limita la deducción por alquiler de vivienda que estaba prevista para contribuyentes cuya base imponible fuera inferior a 24.107,20 euros, pudiendo deducirse el 10,05% de las cantidades satisfechas por su vivienda habitual hasta un máximo aportado de 9.040 euros anuales. Las nuevas ayudas toman como base el IPREM, que no podrá superar las tres veces (22.365,42 euros) y limitan el alquiler mensual a 600 euros. La ayuda supondría el 40% de la renta anual con un máximo de 2.400 euros anuales. La reformulación de los apoyos al arrendamiento vuelve a colocar este método de acceso en un segundo plano, limitándolo a las ayudas puramente sociales y olvidando que estamos todavía lejos de las cifras europeas".

(Fuente: finanzas.com)